Guillermo Vélez Mejía

El desorden, la angustia, la rabia y la pintura

Por: Cristóbal Peláez González

Acaba de fundar en Filandia, muy cerca de Armenia, un Centro Cultural Patafísico; una estancia campestre para el teatro, la pintura y la tertulia, pero también con vocación para el chisme y el tejido de punto. Allí, puede usted adquirir un lienzo o un retablo de cualquier dimensión, optar por una hermosa pieza de jardinería en el vivero “Lindas matas”, o devorar un delicioso chorizo de contextura ibérica, acreditado con el lema “de puro marrano vendo chorizo”. Encontrará también a la entrada del taller un letrero: “Doña Yolanda” (en memoria de su madre, por quien mantiene desde el año 75 una vela encendida, un fuego que alcanza los 13.400 días); y en su interior otra leyenda: “Pinte guevón hasta que se muera”. A usted, lector, le pedimos el discreto esfuerzo de un clic que le ponga a navegar en www.ceculpa.com, contemple allí el personaje de su frontis, un enmascarado barrigón que estampa la espiral en su panza, reencarnación del padre Ubú. Memo Vélez, el loco, el pintor neo expresionista del eje cafetero, lleva en su cuerpo un teatro; es el exceso, la furia y el desenfreno, sólo comparable al dios Dioniso, amo del ruido, la embriaguez y la escena.

Memo Vélez

Uno
"Yo no tengo taller, lo que tengo es un pintadero"

C - Mi pintadero es un lugar de palabras, de colores y de gozadera. Un escenario para duendes.

é - Tengo una huerta, porque para mí es más importante la comida que la pintura.

s - No soy un desesperanzado, es más, soy optimista.

a - Mientras pinto me relajo, es como cocinar.

r - Incluso me gusta más cocinar que pintar. La cocina alborota los ánimos, la dicha, los estómagos y la gente.

V - La pintura no alborota sino a unos poquiticos y pare de contar. Pintar es fácil, muy angustioso, pero fácil.

a - Digo que pintando me relajo, pero también me contradigo: es la angustia total, me puedo morir pintando. Pintando me muero y me muero porque pinto. Pinto para calmar la angustia, pero la angustia se reproduce por la pintura. Es un círculo vicioso. La pintura es también la manifestación de mi libertad, de mi bestialidad... delicioso...

l - Iba para psicólogo hasta que me di cuenta que la psicología era la pobreza total.

l - Desde niño dibujé. Me gané cinco concursos de dibujo en mi colegio y me ganaba los concursos de declamación. Obviamente para mí era más importante la declamación. Porque más que la pintura amo la poesía. César Vallejo es mi niño, mi horóscopo.

e - Estoy unido a la cocina, a César Vallejo y a la vida ordinaria.

j - Me encanta que la gente me cuente sus historias.

o - El drama de la gente me interesa, me apasiona. Por eso me encantaría tener un carrito de dulces para poder observar a todo el mundo en la calle, fiarle bombones a la secretaria del banco, ver pasar a todo el mundo y ser parte del común. Me gustan los buses repletos de gente.

Dos
"Me le meto a la humanidad por los ojos"

A - No empecé en forma con la pintura porque me decían que con eso me moriría de hambre, pero ahora se que con la psicología me hubiera pasado lo mismo. Insistí con la pintura, porque por un lado tenía talento y por otra parte necesitaba expresarme. Un día me di cuenta que no iba a servir como psicólogo, porque si a mi me llega una señora afectada por la relación con su marido, yo le hubiera aconsejado que lo envenenara.

m - Tengo una base sobre la cual me juego. El sentimiento se hace plausible a través de conocer los ojos de la humanidad. Los actos de degeneración de la gente son una escuela deliciosa (Dios me libre y me favorezca). Usted no sabe lo que es una puta con hambre.

a - La pintura es una enseñanza propia, aprendo a pintar cuando pinto. La conclusión de un cuadro es lo más difícil, siempre estoy con la sensación de que todavía falta un pincelazo. Comparto aquello de Borges cuando decía que nunca iba a terminar un poema, que siempre le va a faltar una palabra, la cual va a estar cambiando de edición en edición.

d - La mía no es una obra de contemplación, es una obra dramática.

e - El rostro es el escenario donde está el drama de la gente; el elemento dramático está expuesto en los ojos ¿Qué mejor teatro que los ojos?

o - Es una obra de mucho drama, que habla de mi sufrimiento. Sufro mucho por los pobres.

M - Admito que la mía sea también una obra malgeniada.

o - ¡Es que me mantengo con una piedra! mejor dicho: tengo una piedra perfecta. Por eso mi obra es malgeniada, de mala leche... odio a los tarados...

d - Sin embargo en ella también hay ese humor que logra escurrirse a través del drama.

i - Hablo mucho de las putas porque me encantan. El día que tenga plata voy a crear la fundación "Pro-putica callejera" y "El hotel del poeta errante".

g - Más rostros que cuerpos y más ojos que rostros. Esa es mi pintura. En los ojos se convence uno si existe o no el hombre.

l - A través de los ojos veo a una humanidad retorcida.

i - Si, así de feos los veo a todos y me duele mucho. La gran mayoría se miente a sí misma, todos somos una partida de mentirosos.

a - En mi pintura no hay máscaras. Yo no hago máscaras, por el contrario, desenmascaro al ser humano; lo pinto al desnudo, sin su piel. Incluso me quiero pintar a mí mismo como el diablo.

n - Mi pintura es la imagen macabra de un mundo.

i - No hablemos más de pintura, olvidémonos de esta entrevista y hablemos de otras cosas, hablemos de cocina o de putas o leamos a Cesar Vallejo. Hablemos de cosas degeneradas, estoy harto de hablar de pintura.

“I, desgraciadamente, el dolor crece en el mundo a cada rato, crece a treinta minutos por segundo, paso a paso, y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces, y la condición del martirio, carnívora, voraz, es el dolor dos veces y la función de la yerba purísima, el dolor dos veces y el bien de ser, dolernos doblemente”

Guillermo Vélez Mejía

Tres
"Dicen que soy neo expresionista, yo digo que soy del eje cafetero".

E - Se dice que mi época de Cali es de más color. No, había más interior, como producto, tal vez, de mi encerramiento, ahora hay más profundidad en el propio ser.

d - Quiero tener una modelo y no he podido porque ellas quieren que yo haga retratos, lo que quieren es lucir, quedar tal cual, parecidas, mi pintura les da miedo.

g - Mi obra es pornográfica, no soy erótico. Me encanta escandalizar, es el principio fundamental de mi vida espiritual.

a - ¿La mía una obra degenerada? el desespero también puede producir dicha. La mía es una obra amorosa. ¿El desespero no tiene amor?, ¿La angustia no tiene amor?, ¿Y la rabia no tiene también su dicha?.

r - El tema de mi obra es el hombre, el gesto del hombre.

A - Llegué a pintar paisajes cuando me daba miedo mostrar mi propia alma, eran unos paisajitos de mucha calidad, pero eran de una tranquilidad muy tonta, no soy pintor de palmas con chontaduros. Un guayacán es un guayacán, y todavía hay gente que es capaz de pintar eso.

l - Prefiero una persona al pie del guayacán pensando en el guayacán. Porque me importa más el verbo que la imagen.

l - Si pudiera me dedicaría a la literatura pero no me creo con capacidad.

a - Lo que más detesto es que le quiten la libertad a alguien, por eso odio las cárceles, los secuestros y a los secuestradores y odio a este gobierno que nos quiere quitar la dosis de marihuana. Me duele este país y la gente que aguanta hambre.

n - Soy un hombre de una gran conciencia política, un hombre con un sentido del orden y el equilibrio social, pero mi obra no refleja ninguna inclinación política, qué tal, me volvería como el taller 4 rojo, los maoístas de los años 60, unos pobres reprimidos.

P - Mis afinidades electivas en la pintura nacional son Lorenzo Jaramillo, Pedro Alcántara, Juan Antonio Roda, Santiago Cárdenas, Iriarte.

o - ¿Botero? Me gusta sin que me apasione, me encantaría hacerle el amor a una gordita de esas.

e - ¿Qué opino de los salones nacionales? que me encantaría enviar un cuadro bomba.

Cuatro
"En pintura este es un país verdulero"

C - ¿Luis Caballero? Aprecio mucho su pintura pero mucho más al hombre. Lástima que no hubiera creído en los médicos, hubiera podido pintar cuando menos un año más.

h - Creo en los médicos porque ellos me están prolongando la vida. Tengo un problema ventricular, a ver si duro 5 años más, ojalá, porque yo quiero vivir hasta los 70 y que me cuiden 3 enfermeras bien sinvergüenzas.

a - Mi obra no es lo suficientemente reconocida. Soy un pintor clandestino. Nunca le he lamido el culo a nadie, yo soy honesto.

i - Oportunidades las he tenido todas.

m - Se ha despertado un buen interés por mi trabajo. Es el interés de una gente en el país que ya no quieren ni naranjas ni limones, ni hacer más jugo a través de los bodegones, porque en este país hay gente que va a mercar frutas a las galerías. Tienen las paredes llenas de tomates de árbol y sandías.

S - Los bodegones fueron en un principio un despegue de la pintura a nivel de encargo. Los pintores estuvieron sujetos a los temas, como única forma de liberarse y ejercitar un oficio, oficio que se practicaba a través de la representación de la naturaleza. Ahora es algo tan estúpido como mandarle a tomar una foto a un buffet o una foto de parranda en la finca. El bodegón es expresión de un momento en la comida del medioevo. Si hoy se pudiera hacer debería hacerse con chorizo, empanada y arepa.

o - Ahora a todo el mundo le dio por colgar verduras.

u - Amo la pintura de Egon Schiele, un pintor que murió muy joven; Soutine, Modigliani. Soutine es el pintor de los esperpentos, sudaba y expiraba oleos, sabía de la carga estética de una canal de res colgada en un gancho.

t - Detesto a esos jóvenes que se creen vanguardia y que en realidad son la retaguardia de su propia pobreza intelectual, son también la manifestación de la estrechez mental del país, son torpes y analfabetas. Hacen pintura sobre la pintura.

i - Lloré en New York viendo los ciclistas de Umberto Boccione. Lloré viendo el Guernica, lloré viendo El Entierro del Conde de Orgaz. De cinco horas que estuve viendo la pintura del Greco lloré cuatro.

n - A Saturnino le comieron cuento, Jorge Botero es un mal pintor.

e - El abstracto no me interesa. Quisiera tener el tiempo y el dinero suficiente para dedicarme al retrato. Ese sería mi mundo, pero me da mucho miedo, también quiero evolucionar a la escultura en madera.

Cinco
"Soy un pintorómano"

E - No es que sea menospreciada mi pintura, es poco vista. De mi hablan los poetas no los caballeros de la crítica.

g - No me quejo de nada, tal vez de que ya no se me para con tanta frecuencia.

o - Mi permanente angustia se debe a problemas genéticos. Soy mellizo, vine a este mundo acompañado y con poco oxigeno. Mi papá tenía un chichí de dos cañones con un solo cargador.

n - He estado al margen porque he sido libre, pinto lo que me nace, yo mismo elijo mis temas.

S - Yo devoro cerebros. Llega alguien, lo miro por los ojos y por ahí me le meto, facilito, facilito, con brujería, es sencillo. Pinto ojos y por ahí me les meto.

c - Pinto porque soy enfermo mental. Un pintorómano.

h - Nací sin oxigeno, nací morado, quedé con una pequeña lesión cerebral que produce tontos o genios. Soy hiperkinético, amamantado a punta de pasiflora para que pudiera dormir porque el hombre no se queda quieto, como ya no hago futbol ni troto entonces me toca pintar o afilar la lengua. El único ejercicio físico que hago es tirar la colilla por la ventana.

i - No me molesta que me digan loco. Pero les pido a mis amigos que me concreten, antes me decían Memovirgo, después Memopalo y luego Rabialoca por mis ataques de histeria.

e - Para mí pintar es una gran queja del mundo. Yo le digo a la humanidad "no me gusta usted" entonces la pinto y me tranquilizo un poco.

l - ¿Resentimiento? En absoluto. ¿Rabia? Mucha. Usted sale a la calle y de cada diez humanos nueve son unos gran doble hijueputas. Solo uno se escapa. Un mal promedio el de esta jungla humana.

e - Soy de otro planeta. Me gusta pintar pero no hablar de pintar. Y no hablemos más de mí, leamos a Poe.

Vengo de una raza notable por la fuerza de la imaginación y el ardor de las pasiones. Los hombres me llaman loco. Lo cierto es que aquellos que sueñan de día conocen muchas cosas que escapan a los que solo sueñan de noche. Diremos pues que estoy loco. Concedo por lo menos que hay dos estados distintos de mi existencia mental: el estado de razón lúcida que no puede discutirse y que pertenece a la memoria de los sucesos de la primera época de mi vida, y un estado de sombra y duda que pertenece al presente y a los recuerdos que forman la segunda era de mi existencia. Lo que pasa es que soy muy feliz en la duda y en la sombra.

Seis
"Me encanta la indisciplina y odio la norma"

F - Nadie pintaría si no existiera la muerte.

r - El dolor de la muerte lo implica a uno, por donde paso converso, soy como los perros.

i - Soy un pecador contumaz. Vivo con los duendes, por eso hablo lenguas extrañas. Se le meten a uno. La gente les cierra las puertas porque los confunden con el demonio. A mi me entran angelitos y demonios. Me gustan más los demonios porque yo soy un degenerado.

d - A los niños en las escuelas les deberían enseñar a leer con una cartilla que se llama "Narraciones extraordinarias". Descubrí a Poe a los 13 años y cambió mi vida.

a - El secreto de la pintura es lograr el equilibrio entre ángeles y demonios. El demonio es la percepción de la vida y el ángel es la solidaridad. El texto de mayor brujería es el del Ángel de la Guarda. Mi brujería es mi capacidad de dar amor.

K - Nunca se lo que voy a pintar, no hago bocetos previos.

a - El blanco de la tela es una declaración de guerra.

h - Los colores son soldados que asedian, atacan, toman prisioneros… una guerrita de pigmentos.

l - Gozo titulando los cuadros como ejercicio de distracción para el espectador.

o - El arte es una trampa donde caemos los heridos del alma.

Entrevista tomada de la edición No. 28 del periódico de Medellín en Escena