Información: (+57) 350 215 11 00

Poemas

Shirly Gomez

Presento mis textos con respecto al ejercicio de heterónimos
Los dos heterónimos que les presento son:
Samantha Rocha, con sus poemas.
Humberto Salim, con sus relatos.
Espero que los disfruten , así como yo los disfrute.

AGUA

Fue agua de sí mismo
Fue naufrago de su sufrimiento
de sus días y de su ego
fue el agua que lo sumergió

fue el agua que lo hundió
fue el agua que a si mismo lo encontró
fue esa misma agua clara que lo vio
y ahí mismo lo fortaleció.

Fue el agua que en olas lo envolvió
Fue el azul del mar que lo soltó
y el celeste cielo
Quien lo vio.

Fue la lluvia que lo baño
Quito la sal y lo refresco
Fue el agua de cielo que rozo
Su cuerpo entero con amor

Fue el agua que lo sacio
Fue su gran salvación,
el agua dulce de rio
que el mismo encontró

fue el sabor y el olor
a selva en el que él se estremeció
corriendo tras las ramas buscando
un poco de calor

Fue él que en el agua encontró
su equilibrio interior
su transparencia canto
y su entorno lo ayudo

Fue él quien limpiando su ser con amor
lavo su conciencia y floto
Y quien se sintió soñar
encontrando placer interior.

Fue agua de mar, de lluvias,
Agua de cielos
Agua de ríos, aguas limpias.

Por esas aguas oscuras y contaminadas
él ya había pasado
caminaba por la etapa de crecimiento
por la etapa de transparencias.

Samantha Rocha

Gato nocturno

Yo sé de un poeta nocturno
De un poeta de la noche
De un poeta de la luna
De un poeta del cielo azul oscuro

Yo sé de un poeta del amor
Un poeta de la lucha
Un poeta del olvido
de un poeta de la noche amor

Yo sé de un poeta del sufrimiento
De oscuridades y sensibilidades
De un poeta con gesto agudo
Y sé de ese gato nocturno.

Samantha Rocha

Nota anticipada del autor.

Un antes de un final son estás letras de aquí
Intento decir que un comienzo no solo es un nacer
Y un final no solo es un morir
Y si es preciso decir, que después del punto
Estás letras terminan aquí.

Humberto Salim

Hojas de otoño

Para ella fue su punto final. Para mí fue un punto de partida a un inicio, a un comienzo de vida, una oportunidad más.
Puedo decirte que saboreo más el café de las mañanas. últimamente cada detalle que pasa lo siento único, y no sé qué pasa, pero siento que no soy yo , me siento diferente, debo tener paciencia, es lo que me dice la psicóloga.
Ya han pasado meses después de lo sucedido y mi hueso está sanando. Según la radiografía , el ortopedista me dio un visto bueno en la evolución de mi pierna izquierda. El hueso peroné está consolidando y algunas heridas en mi piel ya han cicatrizado. Ahora puedo caminar con muletas.
Te escribo hasta ahora , y espero que entiendas…
No te he podido contestar tus mensajes, discúlpame, pero para mí no ha sido fácil la comunicación.
No quiero hablar con nadie excepto con el aire de las tardes.
Y la visita del padre de Ani fue desbastadora. Fue más dolorosa que tener un hueso partido en dos, o tener múltiples heridas recientes. Esa tarde fue difícil para mí, y lo recuerdo como si fuera ayer.
Mis ojos detallaron muy bien ese momento y han quedado en la caja de mi memoria. El padre de Ani entro caminando pausadamente a la habitación donde yo estaba hospitalizada.
Él caminaba como si contase los pasos. Me saludo con voz frágil, y se sentó en el único mueble que había. El primer tema fue de mi salud, el segundo fue de ella, de su única hija que tuvo en su vida, me hablo de Ani.
Él observaba fijamente mis ojos , fue tan profunda la mirada, que entendí lo que pasaba. La comunicación fue tan silenciosa que no faltaban palabras para expresar el dolor que sentíamos.
Poco a poco se enrojecieron sus ojos y soltaban sus lágrimas sin parar, cayendo estas en medio de su rostro arrugado.
Luego se limpió las lágrimas con la mano derecha. Me vio de nuevo, y con una expresión frágil me afirmaba, moviendo la cabeza lentamente de arriba hacia abajo, con esto entendí que quiso decir … sí.
Que así tenía que ser. Que así , de esa manera tenía que ser el final de la vida de Ani. Lo dijo con voz de aceptación.
Y yo llore.
E inmediatamente él me abrazo , sentí la presencia de Ani. Con el abrazo de su padre, tal vez así podíamos despedirnos de ella, de sentirnos tan cercanos.
Me dijo que él necesitaba ver a la última persona que había visto a Ani con vida. Era una habitación de lágrimas con dos personas sintiendo la falta de otra. ¡Que tristeza que sentíamos!.
La soledad era notable en él. Saber que su esposa fue asesinada años atrás, y que después su única hija fallece por salvar la vida de su mejor amiga.
Y esa noche cubrí todo mi cuerpo con el cobertor de la cama desde la cabeza hasta los pies. Lloré toda la noche y queriendo gritar apretaba la sabana con mis dientes.
Cada piedra y bloque de cemento que caía encima de ella dolía mi corazón, ver con cada detalle la muerte de alguien tan cercano como ella , una hermana para mí , pues crecí con ella, y así como ella yo también soy hija única.
En medio del derrumbe, fui corriendo y caí también en un bloque de cemento. Perdí el conocimiento, desperté en el hospital pensando en ella. Después de unas horas me enteré que tuve una fractura y Ani tuvo politraumatismos. La encontraron en agonía, la muerte llego frente a ella de manera traumática y muy dolorosa.
Hoy como todas las tardes de este otoño, me encuentro sentada frente al muelle ,sintiendo el aire danzar con mi cabello, hablando en silencio , hablando con el aire.
Con mis pies descalzos en el suelo, veo hojas caer frente a ellos. Y conforme al final de todo lo que sucede en la vida, estas hojas de otoño me lo reflejan en las tardes. La vida y la muerte son esas hojas despegándose de la vida y cayendo en el suelo final.
Cada vez al ver caer una hoja le sonrió, le hablo, y le mando una frase a Ani.
Y al aire yo le hablo agradeciéndole, que le respiro, que pudiendo yo haber estado al borde de la muerte , me encuentro aquí, aún con vida y sin la presencia de mi amiga. No intento cuestionarme pues las cosas son así. La vida y la muerte es así, impredecible en el momento.
Cada vez que desciende la hoja me siento más reflexiva, y siento que ese acto de descender me habla.
Dejo este tema hasta aquí , no quiero seguir recordando, quiero el silencio , te escribo porque no soy capaz de hablar. Por favor no intentes saber más, necesito mi espacio, y no me preguntes como paso , como fue que la casa se derrumbó, no sé de esos hombres que lo hicieron, solo se de ese odio que le tienen al padre de Ani, tampoco quiero entrar en detalles.

Humberto Salim

Indicaciones para un viaje
Llamado:
Escondiendo la muerte

Primero y antes que nada es importante esconder el pueblo fastidioso que se asoma haciendo ruido con reclamaciones(protestas)... Hay disculpe me confundí no es pueblo es polvo, si , es ese polvo fastidioso que se asoma. Solo es limpiar la maleta y ya. ¿Es un viaje no? A mí me gusta ser libre porque yo Puedo, puedo de PODER, ¿no es así? Hay muchos casos complicados en los que hay que excluirse, es decir zafarse, como los estudiosos, los diálogos, y periodistas, eso yo evito. ¿Entonces cómo voy a organizar la maleta? pues voy con el segundo paso. Y para hacer un viaje es importante escoger las cosas que voy a llevar. Tengo de todos los colores. Tengo ropas blancas y ropas negras, de diferentes razas, tengo telas muy conservadas y cuidadas, así como tengo ropas viejas que no tuvieron suficiente calidad para poder estar mejor pues son como muy baratas , no hay mayor forma de discutir, aquí yo tengo de todo, algunos son autoritarias, y con dictaturas, de pronto abra algunos apartidismos ,y algunas desplazadas que hay por ahí, pero de esas no les presto mayor atención. No se puede colocar todo desorganizado, porque no va dar espacio, así que voy a colocar las ropas organizadamente. Entonces tercer paso es organizar. Voy doblando el número de muertes que ahí por ahí, todas esas ropas las enrollo. ¡Pues si! , las enrollo para que pueda haber mayor espacio para lo demás. Además, doy espacio de sobra para mi humildad y sinceridad que es bastante. Y para la maleta de mano llevar solo lo más importante para mostrarle a las demás culturas que es lo que traigo de esta patria querida, ¡claro que si! Además, es fácil llevarlo porque es lo que todo mundo puede ver, y es lo bonito que hay aquí. Pero ojo de las muertes ropas las dejo guardadas. Y después no hay problema con eso, va todo bajo cuerda como todo aquí, en fin. En esta maletica de mano voy a colocar el sabor calidoso, como el patacón con hogao, la arepa, en fin. ¡ah! me falta la música caribeña , toques y sonidos culturales , es importante también, como llevar el pasaporte, los audífonos, los papeles importantes, y mi supuesta identificación.

Humberto Salim