Terror en el Matacandelas

En el Teatro Matacandelas aún viven las historias de suspenso y terror, una de ellas es
"La caída de la casa Usher".

Por: Omaira Bustamante Restrepo

"El palacio encantado", poema de Edgar Allan Poe, fue musicalizado por Julián Henao para la obra "La caída de la casa Usher" del Teatro Matacandelas.

Por día solo 85 personas podrán disfrutar de la obra "La caída de la casa Usher", que además de ser una forma de escuchar al Matacandelas, es un medio para conocer un poco de Edgar Allan Poe.

Foto Sergio en Casa Usher

Oscuridad, silencio, muerte, talvez locura... Un hombre, una mujer, un invitado, una casa... Amor, odio, desesperación, amistades que se mezclan peligrosamente, así es "La caída de la casa Usher", obra que de jueves a sábado se presenta en el Teatro Matacandelas.

Una historia que parece más una misa de muertos. En la que un joven caballero es invitado a la vieja casa de un amigo de infancia, Roderick Usher, un artista enfermizo que vive recluido entre las paredes de su viejo hogar, junto con su hermana Lady Madeline, quien un día fallece, dejando sumido en una profunda depresión a Roderick.

Éste es quien la entierra "pero 15 días después ella sale de su tumba y ese es el epítome de esa familia", le contó a El Observador Sergio Dávila, actor del Matacandelas y quien interpreta a Roderick Usher.

Pero ese renacer a veces parece ser la prueba de la locura, otras veces se convierte en un espíritu sin descanso... Y es esa situación la que conlleva a terribles acontecimientos, en los que "la casa absorbe los personajes y finalmente los enguye", sentenció Dávila.

Cabe decir que esta obra inspirada en "La caída de la casa Usher", de Edgar Allan Poe, es dirigida por Luigi María Musati, un italiano que llegó a Colombia hace más de una década, quien encontró en Medellín su nueva casa y en el Matacandelas el teatro con argumentos.

Una obra que si bien nación en el 2007, con el pasar de los años se ha perfeccionado, tanto que hoy sin una "sola gota de luz eléctrica", logra atrapar al espectador, quien a punta de velas identifica a los personajes y sus temores.

Afiche de La caída de la casa Usher

En las tablas

Aunque tres son los personajes principales de esa obra, sobre las tablas se pueden apreciar a once actores, pues Musati quiso hacer de esta propuesta "una tragedia griega", señaló Sergio, quien agregó que "existen dos coros: el coro A conformado por aquellos que hablan de la casa, los que la describen y el coro B que son la conciencia del narrador", es decir, del joven invitado, quien a través de la palabra va hilando esta historia de terror.

Valor agregado

Para darle mayor fuerza a esta historia en el Matacandelas decidieron apostarle a la música en vivo, por lo que construyeron varios cantos fúnebres. Además, los asistentes al teatro están dentro de la casa, es decir, hacen parte de la escenografía. "Yo los veo como si fueran mis antepasados y los trato como a fantasmas de la casa", dijo Sergio Dávila, quien aseguró que esta obra es apta para todos los tipos de público.