TRES NOTAS DE FERNANDO PESSOA ACERCA DE O MARINHEIRO

Mi drama estático O marinheiro está bastante cambiado y perfeccionado; la forma que usted conoce, no es más que la inicial y rudimentaria.

El final, especialmente, está mucho mejor. Tal vez no haya quedado una cosa grande, como yo entiendo las cosas grandes, pero es algo de lo que no me avergüenzo, ni creo que me avergüence nunca.


Del drama estático O marinheiro dijo, en cierta ocasión, un lector: "Hace el mundo exterior totalmente irreal" y, de hecho, así es. Nada más remoto existe en la literatura. La mejor nebulosidad y sutileza de Maeterlink es grosera si se compara.


O marinheiro - El drama, que comienza con gran sencillez, aumenta gradualmente hacia un límite terrible de terror y duda que crece y crece hasta llegar a absorber el espíritu de las tres veladoras, el ambiente de la misma habitación e incluso el vigor que el día tiene para nacer.

El final de esta obra contiene el más sutil terror intelectual jamás visto. Un pesado manto cubre a las veladoras cuando ya no tienen a quién hablar, ni razón para hacerlo.


A Fernando Pessoa
Después de leer su drama estático O marinheiro en Orpheu I
Después de doce
minutos
de tu drama
O marinheiro

en que hasta el ágil
y astuto
siente sueño y
queda en bruto,
y de sentido,
ni olerlo,
dice una de
las veladoras
con lánguida
hechicería:
Eterno y bello
sólo el sueño.
¿Por qué estamos
hablando todavía?
Justamente
eso quería
preguntar a
esas señoras...
 Alvaro de Campos.