Fecha: Fri, 7 Sep 2007 01:26:30

Hola Amigos del teatro Matacandelas, les cuento que acabo de llegar de ver su obra, Fernando González Velada Metafísica, y estoy muy transportado, y es por esto que quiero escribirles y felicitarlos por este bellísimo trabajo.

Me he mojado algunas cuadras luego de salir del teatro y siento que tengo los 5 sentidos dilatados, he disfrutado de la lluvia como solía hacerlo en la infancia, en esa obra teatral está colocada la esencia misma de Fernando González, y sus palabras encarnadas en sus cuerpos hacen posible que los 5 sentidos revivan y pueda yo sentir como en la infancia, los olores de la lluvia, el sonido de las teclas cuando escribo estas palabras, sentir el corazón palpitar dentro del pecho y la respiración clara y tranquila, alegre y nostálgica.

Todo es rítmo ahora, y es fruto del rítmo que viví en sus voces, en sus luces, en sus movimientos,en sus lamentos, sonrisas, en su música, en su mística. Y es que solo místicos pueden representar a místicos, les confieso que por unos momentos tuve el mismo miedo me daban los payasos en la infancia, un miedo no de aquellos que te invitan a huir sino de aquellos que te sorprenden y hacen que el cuerpo se estremezca, de esos que estan a las puertas de delirio, de la sinrazón, de la pasión, y esto porque en algunos momentos ví a Fernando González allí, a 10 metros míos, en una finca ordeñando una vaca o pleno de pasión en Francia, y me daba escalofrío sentir eso, hubo momentos en que me tuve que decir a mi mismo, relájate que te vas a enloquecer. Y es que sentía que no estaba en un teatro mis cinco sentidos estaban en las historias vividas por ustedes y yo estaba allí como un arbusto de la finca viendo al Mago renegando de Colombia y sintiendo la nostalgia del paso del tiempo y de vivir en esta latitud.

Luego me dejé llevar, estaba volando. Pero me dejé llevar solo a partir de sus palabras porque en ellas denuncian ese miedo, esa tara que tenemos a volar con los sentidos, producto de todo lo que ustedes evidenciaron en escena. Entonces me solté y ahora he quedado arriba, me siento alegre, vivo, despierto. Aunque también rabioso, resentido con la historia amarga de este pueblo que ahora llamamos ciudad, con la historia de nuestra educación que ha eclipsado todas las verdades nacidas cerca, casi tan nuestras y actuales como el olor a mojado que traigo en mis ropas. Siento además que en esa historia está narrada vuestra propia historia, que no ha sido fácil y que ustedes han asumido porque saben que decir verdades nunca va a ser fácil en ningun lugar y en ninguna época, y menos acá en donde se vive de la apariencia, del ser para otros. Además que las verdades que ustedes narran, que ustedes representan son mas peligrosas aun porque tocan directamente al ser y a sus sentidos, a la vida misma, a esos 5 canales que nos comunican con todo aquello que nos rodea.

El trabajo de ustedes es hermoso, aunque es contradictoria la frase que tengo para definirlo, no encuentro otra y se que ustedes sabran de qué hablo. Su trabajo tiene un rítmo diversamente constante. Recuerda a los grandes alemanes Bach, Beethoven, Brahms. Es música, ustedes son música en escena, y eso es hermoso de ver, a veces me sentía yo mismo como en el remordimiento cuando la institutriz narra que veía a Monsieur González viendo su ropa interior, yo como público los veía a ustedes deleitados de su trabajo, deleitados esculcando las ropas del mago de otra parte y sentía esa emoción que tantas veces produce el ver sin ser visto.

En fin, son muchas emociones juntas y no se como decirlas una a una, espero haber sabido expresar al menos un 1% de lo que estoy sintiendo en estos momentos.

Y bueno, cambiando de tema, vi los planos de la casa nueva y está una maravilla!!! tenemos que hacer aunque sea 10 o 15 inauguraciones jejeje!!!

Gracias por haberme invitado a ver su obra, para mi es un honor ser invitado por ustedes y espero sigan llenando nuestras mentes de dudas y luz, sombras y verdades.

Hasta pronto. Un abrazo a cada uno de ustedes

Pablo Villegas
LA MONTAÑA GRIS